Panorama del emprendimiento en México

El emprendimiento ha significado un cambio enorme en la economía mundial. Si hace algunas décadas la economía de un país estaba basada en el desarrollo de grandes empresas, hoy las cosas son muy distintas. La generación de micro, pequeñas y medianas empresas representa un factor determinante para la economía. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 representó un reto enorme para la supervivencia de los emprendimientos y dejó un gran aprendizaje.

Durante la década de 1980, el crecimiento económico de un país estaba basado en el desarrollo de sus grandes empresas. Actualmente, el panorama es distinto para la economía mundial. La creación de micro, pequeñas y medianas empresas ha incrementado y se ha convertido en uno de los principales factores de crecimiento de la economía a nivel mundial. Hoy en día, estas micro, pequeñas y medianas empresas son una importante fuente de empleo y un pilar importantísimo para el crecimiento económico. Sin embargo, la inesperada llegada del COVID-19 y la declaración de pandemia durante el año 2020, marcó un antes y un después para todos los emprendedores. Trayendo consigo nuevos retos para todo emprendedor y nuevas oportunidades para quienes han sabido aprovecharlas.

El cierre de fronteras, el distanciamiento social y el confinamiento son desafíos a los que muchos negocios locales no lograron sobreponerse. Desafortunadamente, todos hemos escuchado acerca de algún negocio que no logró sobrevivir al duro golpe de la pandemia y tuvo que cerrar sus puertas. Esta situación no sólo afecta a propietarios de negocios, también significa desempleo y pérdida de ingresos para familias enteras.

La importancia de las micro, pequeñas y medianas empresas es tal, que representan el 90% de las empresas a nivel mundial y son quienes generan el 70% de los empleos. Aunque hoy son un pilar fundamental de la economía mundial, al tratarse de negocios pequeños, también son los más vulnerables ante los cambios en la economía mundial. Por ello, es muy importante estar informados acerca de las repercusiones de la pandemia en el sector del emprendimiento. Y, aún más importante, aprender de lo vivido por otros emprendedores y buscar estar preparados para enfrentarnos a desafíos de tal magnitud.

El duro golpe de la pandemia para los emprendedores

Declarada como tal en el año 2020, la pandemia de COVID-19 fue un duro golpe para la economía. Sus consecuencias se vivieron en todo el mundo. Sin importar si se trataba de países desarrollados o en vías de desarrollo, todos se vieron igualmente afectados.

Desafortunadamente, México no fue la excepción y muchos emprendedores se vieron afectados por la pandemia de COVID-19 y las medidas que se tomaron para evitar su propagación. Muchas de las micro, pequeñas y medianas empresas mexicanas son familiares o autoempleos que no cuentan con estructuras o recursos que les permitan sobrevivir a golpes duros como lo ha sido la pandemia de COVID-19. Según el Instituto Mexicano de Estadística y Geografía, INEGI, la pandemia afectó al 91.3% de los emprendedores en México con una disminución de ingresos. Por otro lado, el 41.4% de los emprendedores mexicanos se vieron obligados a realizar cierres temporales. Adicionalmente, se reflejaron afectaciones como disminución de ventas, reducción de personal y reducción de salarios para sus empleados.

Por ello la importancia de contar con recursos y herramientas que faciliten el camino del emprendimiento. Factores de importancia para el emprendimiento.

Aunque la motivación es el primer requisito para emprender, no es lo único que debe ser tomado en cuenta. Existen factores que forman parte del entorno del emprendedor y son decisivos para el éxito o el fracaso de un nuevo negocio. El financiamiento y la capacitación empresarial, por ejemplo, resultan determinantes para que un emprendimiento aumente su tiempo de vida.

Según un estudio de la Secretaría de Economía del Gobierno Federal mexicano, los micronegocios tienen un promedio de vida de dos años. Las principales causas de su corta vida son motivos como la falta de planeación de negocios, la falta de financiamiento o su uso inadecuado. Por ello, es importante buscar recursos que puedan fortalecer un nuevo negocio y permitan que se mantenga a flote durante momentos difíciles.

· Financiamiento

La mayoría de nuevos negocios recurren al autofinanciamiento, resultado de ahorros personales o préstamos por parte de individuos ajenos a instituciones. Aunque existe la opción de contar con el financiamiento bancario, los requisitos son numerosos y complicados. Además de las altas tasas de interés que no se sabe si podrán pagarse debido a que son negocios muy jóvenes y con más incertidumbres que certezas. Por ello, la opción más viable para la mayoría de los nuevos emprendedores es el autofinanciamiento.

Por su parte, el gobierno mexicano ha optado por crear programas de financiamiento para emprendedores. Un ejemplo es el Instituto Nacional de Emprendedores, INADEM, el cual otorga apoyos de financiamiento con tasas de interés accesibles.

· Capacitación empresarial

De la mano del punto anterior está la correcta gestión de los recursos con los que se cuenta. Para poder lograrlo es altamente recomendable contar con capacitaciones empresariales que fomenten el desarrollo de habilidades empresariales. Como mencionamos anteriormente, uno de los principales motivos por los cuales no sobreviven los emprendimientos es la mala administración del financiamiento.

Sin importar el área de negocio, es necesario buscar capacitaciones que permitan iniciar el camino del emprendimiento de manera correcta. Afortunadamente, algunas instituciones han ampliado su oferta educativa y es posible encontrar capacitaciones muy accesibles, e incluso gratuitas, para aquellos que desean iniciar un negocio.

Es muy importante que conozcamos la importancia y las fortalezas del mundo del emprendimiento. Debemos tener presente que, aunque algunos factores son parte del entorno, nosotros, como emprendedores, contamos con recursos con los que podemos desarrollarnos y llevar a cabo un emprendimiento. Sólo así podremos ser capaces de encarar los retos que el emprendimiento traiga consigo.

Recomendaciones finales

Adicional a todo lo que hemos mencionado, es recomendable contar con herramientas digitales que faciliten el proceso del emprendimiento, el cual es duro por sí mismo. La tecnología ha jugado un papel importantísimo para los emprendimientos que lograron mantenerse a flote durante la pandemia de COVID-19. El confinamiento y el distanciamiento social alejaron a los clientes, pero la tecnología logró acercarlos de nuevo.

Nuestra recomendación es Kiper, una herramienta digital de ventas creada por emprendedores mexicanos que conocen los desafíos del emprendimiento en América Latina. Esta herramienta digital te permitirá mantenerte organizado y mantener un excelente manejo de tu equipo de trabajo estés donde estés.

Fuentes consultadas: GARCÍA-MACIAS, Miguel Angel; ZERÓN-FÉLIX, Mariana; Yesenia SÁNCHEZ-TOVAR. Factores de entorno determinantes del emprendimiento en México. En: Entramado. Enero - Junio, 2018. vol. 14, no. 1, p. 88-103 http://dx.doi.org/10.18041/entramado.2018v14n1.27121 Santamaria Velasco, C. A., Montañez Moya, G. S., & Gutierrez Olvera, S. (2021). Emprendimiento en México: el antes y el después de la covid-19. Revista Internacional De Organizaciones, (27), 35-57. https://doi.org/10.17345/rio27.35-57 Flores Luna, David (2021). Diferencias entre hombres y mujeres en el emprendimiento de un negocio en México Vinculatégica, 7(2). https://doi.org/10.29105/vtga7.2-71

Mar 17, 2022

Grafico Kiper